• Concentración económica

Según la legislación española vigente –Ley 15/2007, de Defensa de la Competencia– se produce una concentración económica cuando tiene lugar un cambio estable del control de la totalidad o parte de una o varias empresas como consecuencia de:

  • la fusión de dos o más empresas anteriormente independientes,
  • la adquisición por una empresa del control sobre la totalidad o parte de una o varias empresas,
  • la creación de una empresa en participación y, en general, la adquisición del control conjunto sobre una o varias empresas, cuando éstas desempeñen de forma permanente las funciones de una entidad económica autónoma.