• Stirling – Modelo Stirling de diversidad

La definición de Andrew Stirling (1998, 2007) sobre diversidad contempla una combinación de tres componentes: variedad, balance y disparidad. Así, un sistema es más diverso cuanto mayor es el número de categorías que posee, cuanto más equilibradas se encuentren éstas y cuanto más disímiles son unas de otras.

Con la finalidad de calcular la diversidad de un sistema dado es necesario dar un primer paso: clasificar los elementos de un sistema dado en diferentes tipos o categorías. Así, por ejemplo, en el caso de la industria cinematográfica es posible dividir al conjunto de películas producidas (unidad de análisis) por sus países de origen, géneros o presupuestos.

Una vez clasificados los elementos del sistema a evaluar es posible aplicar las nociones de variedad, balance y disparidad:

  • La variedad guarda relación con el número de diferentes tipos o categorías. Responde a la pregunta: ¿cuántos tipos de cosas tenemos? Es decir que si comparamos dos o más sistemas, aquel con el mayor número de tipos o categorías será el más diverso.
  • El balance o repartición considera los diferentes grados en que los tipos o categorías definidos se encuentran representados en el sistema; los cuales pueden medirse, por ejemplo, en porcentajes. Responde a la pregunta: ¿qué cantidad de cada tipo de cosas tenemos? En un análisis comparativo aquel sistema que muestre menores diferencias entre los grados de presencia de los distintos tipos detectados será el de mayor diversidad.
  • La disparidad se relaciona con el grado de disimilitud o desemejanza que guardan los diferentes tipos o categorías previamente definidos. Responde a la pregunta: ¿qué grado de diferencia existe entre las categorías presentes en un determinado sistema? Comparando sistemas, será más diverso aquél que evidencie mayores grados de desemejanza entre sus categorías.