D

  • Distribución de contenidos audiovisuales en línea

En el contexto de la industria audiovisual, que tiene lugar en un entorno digital, la distribución de contenidos refiere al conjunto de actividades que tienen lugar desde que el contenido es producido hasta que se pone a disposición de sus destinatarios.

Existen diversas modalidades de distribución de contenidos en internet que pueden clasificarse de diferentes maneras, por ejemplo, según ofrezcan servicios audiovisuales lineales o no lineales.

A su vez, es posible identificar a quienes llevan adelante estas actividades en diferentes tipos de intermediarios. Dejando de lado el caso de quienes distribuyen sus propios contenidos a través de sitios web de su propiedad, es posible distinguir a las siguientes figuras principales: plataformas de servicios audiovisuales, repositorios gratuitos y agregadores.

 

  • Diversidad en el audiovisual

La diversidad de un sistema audiovisual depende de una multiplicidad de factores. A fin de evaluarla debe tenerse en consideración, como mínimo, que:

  • La capacidad de producción, distribución y exhibición/emisión de contenidos audiovisuales no esté concentrada en un número reducido de agentes y que estos agentes sean de diferentes tipos de titularidad, tamaño y origen geográfico.
  • Los contenidos audiovisuales exhiban diferencias de variedad, balance y disparidad en términos de valores, identidad y estética. Estos deben reflejar a los múltiples grupos que conviven en una determinada sociedad y hacerse eco de culturas foráneas.
  • Los ciudadanos puedan acceder y elegir entre un elevado número de contenidos audiovisuales e, incluso, puedan crearlos y difundirlos.

 

  • Diversidad ofertada

Guarda relación con la diversidad de bienes y servicios audiovisuales que un conjunto de agentes –proveedores- pone a disposición de otros agentes y/o de los ciudadanos. Un proveedor puede ser tanto un creador de contenidos audiovisuales como cualquier otro agente intermediario del sector audiovisual (una empresa distribuidora, por ejemplo).

 

  • Diversidad consumida

Guarda relación con la diversidad de aquellos bienes y servicios audiovisuales efectivamente aceptados y usufructuados por los agentes y/o los ciudadanos. El acto de consumo depende, entre otros factores, tanto de la disponibilidad de dichos bienes y servicios como del gusto de los consumidores.

 Los Estados y el Mercado, a través de sus políticas y estrategias y de distintos instrumentos (cuotas de exhibición cinematográfica y televisiva, líneas editoriales de programación, subsidios a la producción y promoción, etc.) tienen la capacidad de impulsar el consumo de determinados contenidos y servicios audiovisuales influyendo en la creación de públicos.